El padre Heinz Kulüke, Werbista, con niños en los barrios marginales de la isla de Cebú, Filipinas.

Ayudando Misiones

El P. Heinz Kulüke SVD con niños en barrios marginales en la isla de Cebú en Filipinas

Es verdad que no todos somos llamados a ser enviados como misioneros a tierras lejanas

Aún así, podemos ayudar a los que son enviados y apoyar la vocación misionera de la iglesia.

Pocos son llamados a ser misioneros, o por lo menos pocos responden a esta invitación.  Puede resultar difícil decidirse a dejarlo todo y a todos por responder a servirle a Dios en tierras lejanas.  También es muy fácil decir que no podríamos hacer algo semejante y poner la responsabilidad en manos de aquellos hermanos y sacerdotes que si se arriesgan.  La realidad es que estamos llamados a mucho más.  Usted es parte de nuestra historia y puede en verdad tener impacto en la vida de muchos. 

Jesús enseñaba que si damos un vaso con agua a cualquiera de sus discípulos no quedaríamos defraudados que recibiríamos el ciento por uno. De igual modo sucede al ayudar a uno de nuestros misioneros a llevar la Buena Nueva de Dios. Nuestro trabajo misionero depende de su apoyo, de su complicidad para construir el Reino.

Usted puede ayudarnos

Whether tending to the spiritual needs or physical needs of the poor, our missionaries need your financial support to continue their work.

Por medio de donaciones, ofrendas por misas, testamentos, o otros, le invitamos a participar directamente con nuestros misioneros aún activos o con aquellos que regresan a casa después de haberse entregado a la misión y ahora necesitan cuidados médicos.

Los donativos recibidos son recurso que nos ayuda a cuidar, entre sacerdotes, hermanos, seminaristas, novicios, a más de 240 miembros de nuestra comunidad misionera trabajando en los Estados Unidos, Canadá y El Caribe.  Esta es una tarea costosa, y lo sabemos.  No obstante, confiamos en la Providencia de Dios y en su generosidad y apoyo para ir en frente.  Al recibir su donativo, creemos firmemente que usted responde al apelo que el Espíritu Santo hace en su corazón.

San Francisco de Asís nos enseña que es “dando como se recibe”.  De igual manera creemos que se generosidad le acarrea un don hacia sí.  Es decir, se crea un lazo fuerte entre usted y Dios, y entre usted y nuestra comunidad misionera.  Nos creemos bendecidos por considerar la idea de ayudarnos con sus donaciones.  Nos alegra inmensamente que ya sea parte de nuestra familia de Misioneros del Verbo Divino. Mil Gracias.

Padre Thien trae la Sagrada Comunión a una enferma en Paraguay

Como Ayudar

Aprenda cómo puede ayudar en los siguientes enlaces:

Young adults with candles

 

¡Done Hoy al Verbo Divino!

Su donativo ayuda a nuestros misioneros a llevar el Evangelio de Cristo a los pobres y necesitados de todo el mundo.

Done Hoy